Inicio » Monografias Historicas » Batalla de las Piramides - 1798
Proyectos de Miniaturas JM

Batalla de las Piramides - 1798

16.11.2008. 07:20

Campaña de Egipto - Siria (1798 a 1800).
Shubra Khit · Pirámides · Nilo · El Arish · Jaffa · Acre · Monte Tabor · Aboukir (1799) · Aboukir (1801)

La Batalla de las Pirámides tuvo lugar el 21 de julio de 1798

La Batalla de las Pirámides tuvo lugar el 21 de julio de 1798 entre el ejército francés en Egipto bajo las órdenes de Napoleón Bonaparte y las fuerzas locales mamelucas, y fue la batalla donde Napoleón usó la formación en cuadros.

Napoleon en Egipto

En julio de 1798, Napoleón iba dirección El Cairo, después de invadir y capturar Alejandría. En el camino se encontró a dos fuerzas de mamelucos a 15 kilómetros de las pirámides, y a sólo 6 de El Cairo. Los mamelucos estaban comandados por Murad Bey y Ibrahim Bey y tenían una poderosa caballería. Los mamelucos, a pesar de ser superiores en número, estaban equipados con una tecnología primitiva, tan sólo tenían espadas y arcos y flechas; además, sus fuerzas quedaron divididas por el Nilo, con Murad atrincherado en Embabeh e Ibrahim a campo abierto.

Batalla de las Piramides - 1798

Marina Real Francesa

Napoleón se dio cuenta de que la única tropa egipcia de cierto valor era la caballería. Él tenía poca caballería a su cargo y era superado en número por el doble o el triple. Se vio pues forzado a ir a la defensiva, y formó su ejército en cuadrados huecos con artillería, caballería y equipajes en el centro de cada uno, dispersando así el ataque de la caballería mameluca con fuego de artillería de apoyo. Entonces atacó el campamento egipcio de Embebeh, provocando la huida del ejército egipcio.

Batalla de las Piramides - 1798

Tras la batalla, Francia obtuvo El Cairo y el bajo Egipto. Después de oír las noticias de la derrota de su legendaria caballería, el ejército mameluco de El Cairo se dispersó a Siria para reorganizarse. La batalla también puso fin a 700 años de mandato mameluco en Egipto. A pesar de este gran comienzo, la victoria del almirante Horatio Nelson 10 días después en la Batalla del Nilo acabó con las esperanzas de Bonaparte de conquistar Oriente Medio. 

La Batalla de las Pirámides tuvo lugar el 21 de julio de 1798

Batalla de las pirámides, óleo de Francois-Louis-Joseph Watteau

Batalla de las Pirámides, óleo de Louis-François Lejeune.

La Batalla paso a paso.  

El 19 de julio, los franceses comenzaron a ver en lontananza las Pirámides. Estaban a unos 27 km. de El Cairo, agotados por el calor, la sed y las constantes escaramuzas después de unas semanas de marcha por el desierto.
Aquella visión les llenó de contento y más cuando Napoleón concedió una jornada de descanso. Eran unos 21.000 hombres, encuadrados en cinco divisiones de unos 3.000 hombres cada una, mandadas por los generales Desaix, Dugua, Bon, Reyner y Vial; 2.600 formaban la reserva, a las órdenes de Murat; 1.500, la caballería sin monturas; un millar largo la artillería, con 42 piezas y todo su tren de campaña, arrastrado por 500 mulos; una pequeña flotilla les acompañaba, remontando el Nilo, con apoyo artillero y transporte de armas y municiones#pero venía muy retrasada a causa del viento contrario que le impedía remontar el Nilo con rapidez. El 21 de julio, a las dos de la madrugada, Napoleón se puso en marcha y hacia las ocho de la mañana pudieron contemplar en lontananza los mil minaretes de El Cairo, bañados por el sol de la mañana. Pero mucho más cerca se hallaba el ejército de Murad Bey, que se extendía en un semicírculo apoyado en la orilla izquierda del Nilo. Su ala derecha se fijaba en el villorrio de Imbaba, en un improvisado campo atrincherado, defendido por 20.000 hombres y 40 cañones; el centro estaba compuesto por múltiples escuadrones de caballería mameluca y árabe, con unos 12.000 jinetes y, quizás, 30.000 criados sin valor militar. El ala izquierda se apoyaba en la meseta de Giza, donde se hallan las Pirámides, y estaba compuesta por unos 8.000 jinetes. Aquellas fuerzas, que quizás podían sumar 40.000 hombres en situación de combatir, se extendían a lo largo de una enorme curva de más de 16 Km. Una de sus esperanzas residía en el poder de su artillería fluvial, instalada en más de trescientas embarcaciones. Los franceses avanzaron por divisiones, encabezados por Desaix, que pasó lejos del alcance de los cañones del campo atrincherado, seguido por Reyner. Murad Bey, el general mameluco, advirtió que su línea de caballería iba a ser cortada y aislada del campo atrincherado, cuyos defensores estaban mal adiestrados y disciplinados y cuya artillería naval era poco maniobrable; las defensas improvisadas no serían obstáculo para la infantería francesa... Si Napoleón ganaba la orilla del Nilo barrería a los buques con sus cañones, aislaría al ejército mameluco de El Cairo y tendría paso franco hacia la ciudad. Por eso, en una maniobra generalmente alabada por los especialistas, ordenó a su caballería que cargase sobre los franceses en marcha, tratando de aislar a las diferentes divisiones. Estuvieron a punto de conseguirlo, pero Desaix y Reyner lograron cerrar sus cuadros y oponer a la caballería el fuego disciplinado de su infantería y el obstáculo insalvable de sus largas bayonetas. La división Dugua, con Napoleón y su estado Mayor dentro del cuadro, rebasó a Desair por la izquierda, rompiendo la línea mameluca, ganando la orilla del Nilo y aislando al campo atrincherado. Durante cerca de una hora cargaron los escuadrones mamelucos contra los cerrados cuadros franceses, que les causaban muchas bajas, galopando de un espacio a otro en medio de nubes de polvo y metralla. Murad Bey comprendió la situación y con unos 3.000 hombres se replegó hacia Giza, tratando de ganar el Alto Egipto. Durante el resto del día, los franceses rastrillaron el campo de batalla, sometiendo o ahuyentando a los restos dispersos de la caballería. Millares de jinetes atrapados entre los cuadros franceses y el Nilo optaron por buscar una salida en las aguas, muriendo a centenares. El campo atrincherado no ofreció resistencia: sus defensores aprovecharon la noche para escapar hacia el Delta o para salvarse cruzando el río en alguna barcaza las 21 horas, Napoleón establecía su cuartel general en Giza: las bajas francesas no llegaban a 300 hombres entre muertos y heridos -luego se sabría que unos 7.000 mamelucos perecieron en la lucha y que 3.000 habían caído prisioneros; Murad Bey logró reunir a unos 5.000 en el Alto Egipto; Ibrahim Bey, uno de sus generales, logró replegarse a Siria con unos 1.200. El resto de las fuerzas, en su mayoría nómadas y milicias urbanas o campesinas, se dispersaron.

Infanteria francesa avanzando

Los Mamelucos. 

Los mamelucos eran esclavos guerreros, exclusivamente blancos, de origen eslavo, turco, caucasiano o rusos. Los negros o los asiáticos no podían, en ningún caso, formar parte de ellos.

Esta práctica comenzó en el Irán oriental con la dinastía Samánida, la cual en constante conflicto fronterizo con los entonces turcos paganos de Asia Central, comenzó a utilizar sus enemigos turcos (prisioneros o comprados a otros turcos) en sus fuerzas. Estos primeros mamelucos turcos resultaron ser de vital importancia por sus aptitudes militares y llegaron a ocupar importantes puestos políticos de confianza en el régimen samánida. De aquí saldría la dinastía Gaznávida.

Mamelucos

Un hecho similar sucedió en el centro de Califato Abasida, Bagdad, donde, en el siglo IX, la guardia califal comenzó a ser nutrida, gracias a la lealtad samánida, de mamelucos turcos. Aquí, a medida que los califas se debilitaban, los esclavos comenzaron a ganar poder, dando lugar a un caso similar a lo que sucedió en el Imperio Romano con la Guardia Pretoriana. Uno de estos mamelucos de Bagdad, Ahmad ibn Tulun, independizando a Egipto, fundaría una dinastía hereditaria, la de los Tuluníes.

Pero el caso que más daría importancia capital sería el ejemplo dado en Egipto, durante el siglo XIII.

Los mamelucos fueron esclavos, en su mayoría de origen turco, procedentes de Asia Central, de las zonas del Mar Negro y más al norte, islamizados e instruidos militarmente y que en sus inicios ejercían como soldados a las órdenes de los distintos califas abásidas.

Soldado Mameluco a caballo

Los mamelucos egipcios eran importados de Ucrania y Rusia meridional. En un principio, con sujetos provenientes del pueblo turco Kipchak ó Cumano, y más tarde con poblaciones guerreras del Cáucaso, en su mayoría circasianos. La comercialización de los mamelucos del Mar Negro estaba a cargo de los mercaderes genoveses.

Llegado a Egipto, y una vez admitido en una escuela (Hilqa o Tibaq) cuya misión consistía en convertirlo en mameluco, el joven cautivo pasaba a estar bajo la responsabilidad de un instructor que sería el responsable de su formación militar (al-furusiya), y bajo su supervisión se le sometía a un adiestramiento especialmente riguroso.

Una vez recibida la instrucción militar por el Sultán o sus jefes, pasaban de ser esclavos a hombres libres, si bien sujetos por lazos que recuerdan las fórmulas de servilismo del sistema feudal europeo. Entre los mamelucos estaban los pertenecientes a una elite especial, la del cuerpo de mamelucos reales, estos habían sido comprados, instruidos y liberados por el propio sultán, tenían una guarnición en la ciudad del El Cairo.

Su igual procedencia, el uso por ellos de la misma lengua distinta de los territorios donde se instalaban, su misma condición militar, su reconocido prestigio en el arte de la guerra y la historia personal de cada uno similar a sus compañeros les hicieron convertirse en un poder en sí mismo que no tardó en formar su propio sultanato. Hubo un total de 54 sultanes, la mitad de ellos bahríes (turcos) (1250–1382) y la otra mitad burÿíes de origen caucasiano (1382–1517).

Su papel fue crucial a la hora de proteger Siria (que reconquistaron), Egipto y Palestina del Imperio Mongol, así como de expulsar a los cruzados cristianos. Mantuvieron la custodia de las ciudades santas de La Meca y Medina y se instalaron en El Cairo. No persiguieron a las iglesias coptas ni a las comunidades judías, aunque fueron guardianes del islam en el conjunto social. El final de la dinastía llegó con la derrota en 1517 ante Selim I, sultán del Imperio otomano, pero ya con anterioridad la pérdida del control del tráfico comercial con Asia como consecuencia de las nuevas rutas establecidas por Portugal y España a través del Cabo de Buena Esperanza habían mermado su capacidad económica. Los mamelucos quedaron relegados al puesto de beys como gobernadores o en segundos niveles de la administración, aunque nuevamente irían recuperando su importancia hasta que, oficiosamente, controlaban Egipto en el momento de la conquista de Napoleón en 1798.

Francia agrega su propia tropa de Mamelucos. 

El primer escuadrón de mamelucos fue formado en 1801 por 240 soldados, que regresaron con el Ejército de Oriente de la expedición en Egipto. Numerosos mamelucos formaron parte del ejército napoleónico, entre ellos Rustam Raza, quien sería el sirviente personal y guardaespaldas de Napoleón Bonaparte. Constituyeron un escuadrón adscrito a los cazadores a caballo de la Guardia Imperial, y sirvieron en Bélgica. Tras la batalla de Austerlitz, se convirtieron en un regimiento.

Numerosos mamelucos formaron parte del ejército napoleónico

Los Mamelucos entraron en España en marzo de 1808, llegando a Madrid formaron parte de la escolta de honor del Gran Duque de Berg, Joachim Murat; fueron acuartelados en Carabanchel, donde les sorprendió el levantamiento del 2 de mayo. Tras la caída del Primer Imperio, se dispersaron. Muchos de ellos fueron asesinados en Marsella durante el Terror Blanco.

Solían ir muy bien armados, disponían de un trabuco, una cimitarra, dos pistolas que solían llevar al cinto junto a un puñal, y una maza de armas o un hacha que llevaban pendiente del arzón de la silla de montar.

Visita cultural de los franceses

Napoleon se instruye en la cultura egipcia

la efigie egipcia

Este artículo está dedicado a Miguel Angel, uno de nuestros usuarios del Portal con ganas de información para preparar y montar esta batalla a escala con soldados de wargames históricos.

Fuente ( Mister JM, Wikipedia Hispana, fotos del Google )


1

Juan Pablo on 20.06.2012. 16:18

Hola, en El Museo del Oro estamops montando una exposición sobre Patrimonio arqueológico y hemos estado detrás de la imagen de Napoléon en la que le están mostrando un sarcófago: la penúltima de este blog. Usted sabe dónde podríamos encontrar la imagen en alta resolución y a quién se le debe pedir el permiso de uso? Muchas gracias.

2

CASTILLO on 06.01.2010. 19:34

Muy buena tu información sobre los mamelucos, tengo una espada del periodo napoleónico y deseo saber si era la usada x los mamelucos al servicio de napoleón.

Escribe un comentario







Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación:



Buscador

Estadisticas

  • Online: 62

Muy Interesante

Indice de Categorias

    Add to Google

Galeria de Miniaturas


Enlaces Recomendados


Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Categorias

Muy Recomendado

Cursos completos Gratis Online
Tutoriales by Mister JM
Acceso a Miniaturas JM
Mi Facebook

Nuevos Articulos

Articulos Relacionados